lunes, 3 de junio de 2013

Criaturas Paranormales II.


Vampiros. Probablemente la criatura de ficción más famosa de la cultura actual, siempre compitiendo con los instintivos hombres lobos. Sus acérrimos rivales. Sus enemigos naturales desde su origen o al menos eso nos han hecho creer.

Los hijos de la noche.

Durante su largo existencia han cambiado y evolucionado desde el putrefacto y atemorizante cadáver viviente, pasando a formar parte de la nobleza siempre hambrientos, sensuales, fundiendo el mito y la realidad hasta llegar a los atormentados vampiros de Anne Rice, aquellos que se niegan a aceptar su condición inmortal, inhumana. También están los vampiros que se enamoran de mortales, dedicándose a exterminar a los suyos para proteger a los humanos para finalizar con las concepciones más modernas, los disparatados espécimenes que se niegan a matar, adolescentes atormentados que brillan bajo la luz del sol.
Hay variedad para complacer nuestros gustos.


La etimología de la palabra “Vampiro” no es exacta al igual que la fecha en la que comenzó a utilizarse. Al parecer procede del termino serbio: wampira. Wam significa sangre y pir significa monstruo. En Rusia se les conoce como Upir, Vampir en alemán y Vampyre en francés entre otros nombres que se les otorgan, dependiendo de la región.

El mito vampírico es bastante viejo. En las antiguas culturas como la Griega, Mesopotámica, Judía e incluso en la China ya se hablaba de demonios o seres malignos que se alimentaban de la sangre sin embargo el vampiro, tal como lo conocemos en la actualidad, surgió Europa Central y Oriental durante el siglo XVIII aunque desde mucho antes ya abundaban las historias sobre vampiros en las tradiciones orales de ciertos grupos étnicos en Europa.

Estas historias son numerosas y tan completas que han influido en nuestra concepción de los “chupa-sangre” creando un arquetipo universal. Sirviendo de base para libros tan famosos como el Drácula o Carmilla, las obras cónicas del género.
La fama del vampiro como depredador llego a su cúspide durante el siglo XVIII, en este periodo comenzaron a pulular las historias de hombres y mujeres que se levantaban de sus tumbas, matando o bebiendo la sangre de los vivos, culpándolos de los males que sucedían por ejemplo plagas y epidemias, provocando el terror generalizado en cada rincón de Europa. Había una fiebre por los existencia de estas criaturas. Estos mitos se respaldaban con numerosos testigos reales quienes afirmaban que amigos o familiares que habían fallecido aparecían en las puertas de sus hogares o vagaban por los pueblos o ciudades pequeñas.

Era el siglo de las Luces donde debía imponerse la razón,existieron muchos escépticos sobre todo entre la comunidad de intelectuales, quienes intentaron desacreditar las historias ofreciendo una explicación científica pero aun con todo esto, los extraños acontecimientos terminaron arraigándose profundamente en las creencias de las personas y en su imaginación al punto que se llevaban a cabo rituales al momento de enterrar a un muerto, de esta forma se evitaba que en un futuro la persona se levantara de su tumba como un vampiro.
A partir de estos acontecimientos surgieron: Drácula de Bram Stoker es una mezcla entre la ficción de las historias vampíricas de la Europa Central con la figura del sádico Vlad, el Empalador. Carmilla de Sheridan Le Fanu quien es una vampiresa basada en parte, en la enigmática Elizabeth Báthory: la condesa sangrienta, un personaje real que ha sido reconocida como la asesina en serie más prolífica de la historia.


En cuanto a la cuestión física, es difícil describir como es que se ve un vampiro. Cada cultura tiene una visión diferente y en algunas de ellas esta imagen es bastante realista pero la mayoría comparten ciertas pautas. Por ejemplo: deben ser muy pálidos, casi blancos en algunos casos. Su piel es fría y dura. Poseen largos y afilados colmillos que usan para perforar o desgarrar la piel, en algunos casos se decía que sus uñas también son más largas y afiladas.

Su principal alimento es la sangre de sus víctimas. La sangre animal puede saciar su apetito pero gradualmente pierden su fuerza y se deterioran. Son más fuertes y más rápidos que los humanos, sus sentidos están mucho más desarrollados, algunos famosos vampiros son capaces de leer la mente e hipnotizar a las personas para que obedezcan todos sus deseos así como tienen la capacidad de borrar o alterar los recuerdos de los mortales. Estos seres sobrenaturales no pueden ser destruidos con métodos convencionales.

Entre sus particularidades, se cuenta que no pueden reflejarse en un espejo. No soportan los símbolos y lugares benditos y que no pueden entrar a una casa sin ser invitados. No pueden exponerse al sol sin quedar reducidos a cenizas o severamente heridos. Hay una variedad de métodos para convertirte en un hijo de la noche pero casi todas las leyendas coinciden en que la persona debe morir después de haber sido mordida por un vampiro para poder transformarse en uno.
Son monstruosas criaturas. Encantadores, inteligentes, voraces, sensuales y sobre todo representan la belleza. Son unos depredadores tan astutos, tan persuasivos que los humanos se vuelven incapaces de resistirnos, cayendo en un peligroso juego que solo puede terminar de dos maneras: con la muerte o con la vida eterna. ¿Tentador, no?

Los vampiros seguirán presentes en nuestra imaginación, en nuestra mente o en nuestras pesadillas. Fascinando, atemorizando o enamorando a generación tras generación y solo el tiempo nos dirá si alguna vez podrá ser desplazado de su confortable titulo de Reyes y reinas indiscutibles de todo lo sobrenatural.

---

¡Y para reír, sin ofender a nadie!

3 comentarios:

  1. demaciada informacion de los vampiiroOs... PeroO yoO sTaBaa buUscandOo algoO maAs reE3al cMoO de3 ExoRciisMoOsz oO alGoO asii... EL EXORCIISMOo DE EMILY ROSE!!

    ResponderEliminar